2019


El reto de Africa

Escrito por 

EL RETO DE AFRICA

En 1885, tras la conferencia de Berlín, en la que se fijaron las reglas del reparto colonial del continente africano, Europa –sin Rusia– tenía alrededor de 275 millones de habitantes y África, seis veces y media mayor en tamaño, unos 100 millones.

De los 3.634 millones de personas que se añadirán a la población mundial hasta el final de siglo, casi el 90% (3.211 millones) nacerá en el continente africano.

Desde entonces, la población africana ha crecido vertiginosamente: si en 1930 ya alcanzaba los 150 millones, en 1960 eran 300, en 1990 ascendía a 600 y en 2017 llegaba a 1256. Y, de cara al futuro, las previsiones son aún más impresionantes: según la ONU en el año 2.050 África habrá duplicado su población con 2.527 millones de habitantes y, al terminar el siglo, casi volverá a duplicarla, alcanzando los 4.467.

En otras palabras, de los 3.634 millones de personas que se añadirán a la población mundial hasta el final de siglo, casi el 90% (3.211 millones) nacerá en el continente africano. Con un matiz, es en este continente donde se concentra la población más joven del planeta: en la actualidad, el 60% de sus habitantes tiene menos de 24 años de edad.

Si en sus países no encuentran formas de vida razonablemente satisfactorias, parte de estos jóvenes las buscarán como sea emigrando a otros lugares. Y, lógicamente, Europa tiene muchas papeletas para ser el destino final

Las cifras son mareantes y no hay que darle muchas vueltas para concluir que, si en sus países no encuentran formas de vida razonablemente satisfactorias, parte de estos jóvenes las buscarán como sea emigrando a otros lugares. Y, lógicamente, Europa tiene muchas papeletas para ser el destino final de muchos de ellos.

Ante esta perspectiva, la Unión Europea apuesta por impedir su llegada, blindando las fronteras y comprometiendo a los países intermedios, como Marruecos y otros, para que les cierren el paso. A corto plazo puede que sea la medida más eficaz. Pero, no es razonable confiar en que la estabilidad política de estos países intermedios, y su compromiso con Europa, vaya a aguantar con el paso de los años esa presión migratoria, que presumiblemente será creciente. Ni siquiera la estabilidad de Marruecos puede darse por descontada. Basta recordar los cambios provocados por las llamadas “primaveras árabes” en Túnez y en Libia.

Si Europa quisiera evitar que, en el futuro, se produjese la inmigración de, por ejemplo, un centenar de millones de subsaharianos (un 3-4% de los que nazcan), la estrategia de control de fronteras que está aplicando tendría que ser acompañada por una firme apuesta por el desarrollo de estos países. Un desarrollo que consiga anclar en sus lugares de nacimiento a la población joven.

Si Europa quisiera evitar que, en el futuro, se produjese la inmigración de, por ejemplo, un centenar de millones de subsaharianos (un 3-4% de los que nazcan), la estrategia de control de fronteras que está aplicando tendría que ser acompañada por una firme apuesta por el desarrollo de estos países.

¿Qué han hecho la mayoría de los países ricos para llegar a serlo? Simplificándolo mucho podríamos decir que, en general, pasaron por una primera fase, más o menos larga, en la que se desarrolló la industria nacional a partir de la gente que vivía de la agricultura, o la ganadería, y con un apoyo muy activo de sus gobiernos. Apoyo que incluía subvenciones y protecciones frente a la competencia extranjera. A medida que su industria se fue haciendo más competitiva se fueron abriendo al comercio con el exterior. Posteriormente, en todos los países desarrollados la industria ha ido perdiendo peso en la producción nacional (PIB) en favor del sector servicios.

Llegados a este punto, la pregunta es: ¿podrían los países africanos, y en especial los subsaharianos, copiar esta estrategia y lograr su propio desarrollo, hasta alcanzar cotas satisfactorias para sus ciudadanos? O, aunque no siguieran el mismo proceso que les ha servido a otros, ¿podrían desarrollarse por sí mismos, siguiendo cualquier otra fórmula, hasta llegar a esos resultados?

De hecho, las cifras parecen demostrar que se está produciendo un cierto desarrollo en esta región. Según el Banco Mundial, el PIB per cápita del África subsahariana ha pasado de 589,4 $, en el año 2000, a 1.574,8 $ en el 2017. Es decir, casi se ha triplicado. En ese mismo período, el PIB per cápita del mundo ha pasado de 5.490 $ a 10.748,7 $, y el de la Unión Europea de 18.241,9 $ a 33.836,4 $. Es decir, África crece a mayor ritmo que el conjunto mundial, pero al partir de cifras tan bajas, queda por ver si podrá sostener ese ritmo.

La pregunta que hemos de hacernos es si estos países van a ser capaces de (…) crecer tanto, y tan rápido, como para que esos cientos de millones de jóvenes vayan encontrando los empleos que les permitan construir su vida allí

Pero es que con ese ritmo están muy lejos de resolver el problema demográfico. En realidad, la pregunta que hemos de hacernos es si estos países van a ser capaces de generar el tipo de desarrollo que les permita alcanzar las cotas que su crecimiento demográfico requiere y, sobre todo, hacerlo al ritmo adecuado. Es decir, si van a ser capaces de crecer tanto, y tan rápido, como para que esos cientos de millones de jóvenes vayan encontrando los empleos que les permitan construir su vida allí, según se vayan haciendo adultos. Quizás, el único precedente sería China, pero las diferencias políticas, culturales y de todo tipo, lo hacen inaplicable.

Así pues, si Europa quiere evitar el riesgo de que África por sí sola fracase ante semejante desafío, tendrá que implicarse activamente para asegurarse de que lo logra. Pero, ¿cómo hacerlo? Esta es la pregunta del millón porque llegar en el razonamiento hasta este punto era fácil. Lo difícil es encontrar una respuesta.

La UE, junto con sus Estados miembros, son los mayores donantes de ayuda oficial al desarrollo. En 2013 donaron 56.500 M€, el 52% de toda la ayuda mundial. Sin embargo, a finales del 2018 la UE, no satisfecha con los resultados, cambió el enfoque de su ayuda, implicando más a las empresas, europeas y africanas. El objetivo declarado, con este cambio, es que se creen hasta 10 millones de empleos en África en los próximos 5 años. Muchos en cifras absolutas, pero muy pocos para su crecimiento demográfico. Así pues, habría que encontrar otra fórmula.

Si la UE, junto con los gobiernos europeos y las empresas privadas, decidiesen echar toda la carne en el asador, con inversiones a gran escala, transferencias de conocimientos y tecnología, envío de técnicos propios, formación de los de allí, etc., el proceso de desarrollo podría ser más rápido. Sería un esfuerzo descomunal, que dejaría en pañales el famoso Plan Marshall que aplicó EE.UU. en Europa para levantar su economía tras la Segunda Guerra Mundial.

no podríamos hablar de un elevado nivel de desarrollo hasta que no empezasen a proliferar las empresas africanas competitivas y capaces de exportar al resto del mundo.

Solo en la agricultura y la ganadería se podría avanzar mucho, si se tiene en cuenta que, por ejemplo, el 60% de las tierras cultivables del mundo que están aún por explotar se localizan en el continente africano, que la región subsahariana produce menos de una tonelada de cereales por hectárea (9 en Francia), medio litro de leche por vaca y día (25 en Francia), tienen 10 tractores por cada 1000 agricultores (900 en Francia) y en 2015 la energía eléctrica producida en África era igual que la producida en España. Sin embargo, no podríamos hablar de un elevado nivel de desarrollo hasta que no empezasen a proliferar las empresas africanas competitivas y capaces de exportar al resto del mundo.

Ahora bien, a medida que se fuera acercando este punto, se plantearía un serio dilema para los gobiernos y empresas europeas: ¿estarían dispuestos a seguir ayudando al crecimiento de un tejido empresarial africano que amenazase con quitarles cuota en el mercado internacional? ¿Sería posible que ambas partes ganasen, de manera que lo que las empresas europeas perdieran en los mercados internacionales lo ganasen en los mercados africanos?

se plantearía un serio dilema para los gobiernos y empresas europeas: ¿estarían dispuestos a seguir ayudando al crecimiento de un tejido empresarial africano que amenazase con quitarles cuota en el mercado internacional?

Dejando aparte el problema de que los gobiernos africanos tendrían que ser capaces de hacer bien su papel (cosa que hoy por hoy plantea enormes dudas) ya que de lo contrario todo esto sería inviable, para el modelo económico de Europa y del resto del mundo sería un enorme riesgo: si el desarrollo de China se ha traducido en una seria amenaza comercial (y de otros tipos) para occidente, el de África ¿sería inocuo para nuestro bienestar?

Al final, lo que subyace con el problema de África es si, con el modelo económico que tenemos, se puede aspirar a que todos los países del mundo se desarrollen o eso acabaría siendo una amenaza para lo que entendemos como bienestar de los países ricos.

En cualquier caso, la “bomba demográfica” del continente africano nos obliga a decidir.

 

Copyright© 2018 CLOSA Investment Bankers is a licensed trademark of Rovin Merger & Acquisition Advisors, S.L.  |  Sitemap  | Designed by Imagium Imagium